Mystic Words PapayaWhip Mystic Words Bisque Mystic Words Orange Mystic Words Linen Mystic Words Wheat Mystic Words Crimson click here
¿Cómo quedan Maduro y el chavismo tras su derrota en las elecciones parlamentarias en Venezuela? | Lo Importante
¿Cómo quedan Maduro y el chavismo tras su derrota en las elecciones parlamentarias en Venezuela?

¿Cómo quedan Maduro y el chavismo tras su derrota en las elecciones parlamentarias en Venezuela?

BBC Mundo

“Tiene que venir una nueva etapa de la Revolución Bolivariana”, dijo el presidente venezolano Nicolás Maduro, sin su habitual tono aguerrido, al admitir la derrota del chavismo en las elecciones parlamentarias del domingo.

Y la reacción de sus camaradas revolucionarios parece haber ido en el mismo sentido: “Nadie dijo que sea fácil”, “a prepararnos, a trabajar duro”, “repliegue, reorganización, reflexión y ofensiva”, fueron algunas de sus frases más repetidas.

El chavismo se enfrenta a un escenario inédito: perdió y lo hizo incluso en varios de sus tradicionales bastiones, como la urbanización 23 de Enero, en Caracas, donde reposan los restos de Hugo Chávez.

Y al haber perdido el control de la Asamblea Nacional, tendrá que lidiar con una oposición capaz de limitar el poder del oficialismo, especialmente si se confirman los dos tercios que esta asegura haber conseguido en el parlamento (a falta que se anuncien 22 escaños decisivos).

Tristeza oficialista, Venezuela
Image captionEl chavismo perdió en varios de sus bastiones tradicionales como la urbanización 23 de Enero, en Caracas.

La crisis económica, por su parte, necesita de una urgente solución que, según expertos, pasa por un ajuste que implica un aumento de los costos de vida, devaluación y recorte de gasto público.

Y, por si eso fuera poco, los herederos de Chávez también tendrán que lidiar conuna división interna que se había asomado antes de las elecciones, pero que ahora –con el voto castigo de muchos chavistas o exchavistas– amenaza con hacerse mucho más evidente.

El chavismo siempre ha dicho que llegó al poder y a Venezuela para quedarse.

Pero el chavismo como lo conocemos quizá cambie después de que perdió –y no por poco– en unas elecciones parlamentarias por primera vez en su historia.

Maduro, ¿el responsable?

Maduro atribuyó la derrota a la llamada guerra económica con la que supuestamente la oposición, con la ayuda de Estados Unidos y el sector privado, ataca a la revolución socialista.

Pero las encuestas han reportado que la mayoría de los venezolanos (entre un 60 y 65%) no creen en la teoría de la guerra económica y culpan al gobierno de la inflación, la escasez y la recesión económica.

Desabatecimiento VenezuelaImage copyrightAFP
Image captionEntre un 60% y 65% de los venezolanos culpa al gobierno por la inflación, la escasez y la fuerte recesión económica.

En ese contexto, muchos pueden culpar también a Maduro de la derrota, pues durante su gobierno no se ha impulsado ninguna medida sustancial que cuando menos ajuste el modelo socialista.

Y en las entrañas del chavismo los elementos de disidencia, que hasta hoy fueron tímidos en sus críticas, tendrán más espacio para pregonar su mensaje.

De hecho, varios comentaristas de foros y publicaciones chavistas ya han pedido la renuncia del actual presidente.

“El liderazgo de Maduro se va a reducir”, vaticina Roland Denis, exviceministro de Planeación de Chávez en el 2003.

“Veremos que mucha gente (chavista) saldrá a decir lo que antes no se atrevía: que el gobierno, y sobre todo Maduro, son los responsables de este desastre económico”, le dice a BBC Mundo.

Y, además del descontento interno, Maduro tendrá que lidiar con una oposición más poderosa que lo obligará negociar para mantener la estabilidad de su gabinete.

Sin líderes

Por lo demás, aparte de la figura concreta de Maduro, el chavismo no necesariamente cuenta una oferta de líderes que puedan generar esperanza de cambio dentro de las bases.

El actual presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, fue reelecto como diputado. Pero habrá que ver si el segundo al mando del chavismo va a darle el gusto a su sucesor opositor de darle órdenes y quitarle la palabra, como él hizo con sus oponentes políticos en el Parlamento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

%d bloggers like this: