Mystic Words Ivory Mystic Words Gold Mystic Words Magenta Mystic Words Salmon Mystic Words Azure Mystic Words Plum click here
¿Quieren en verdad los países occidentales que haya democracia en Medio Oriente? | Lo Importante
¿Quieren en verdad los países occidentales que haya democracia en Medio Oriente?

¿Quieren en verdad los países occidentales que haya democracia en Medio Oriente?

BBC Mundo

Los atentados de París nuevamente han dejado perplejos a los países de Occidente y cuestionándose por qué están bajo ataque.

En los meses después del 11-S, los estadounidenses se preguntaban: “¿Por qué nos odian?”

Hoy en día, los políticos, periodistas y académicos europeos todavía buscan una explicación de por qué tantos jóvenes musulmanes se están radicalizando.

La religión, la privación económica y la política exterior de Occidente son todas teorías que se plantean como posibles impulsores del yihadismo.

En lo que la mayoría de la gente coincide es que las potencias de Occidente no están seguras de cómo reaccionar contra el autodenominado Estado Islámico (EI).

La confusión queda reflejada en la actitud incierta de Estados Unidos y Europa hacia la democracia en el mundo árabe.

Unas semanas antes de ordenar la invasión de Irak, en 2003, el presidente de EE.UU., George W. Bush, dijo que una vez Saddam Hussein fuera derrocado, Irak se convertiría en “un luminoso ejemplo de democracia a través de Medio Oriente”.

Adeptos de Estado Islámico en MosulImage copyrightAP
Image captionLa religión, la pobreza y la política exterior de Occidente son algunas de las razones que se asocian con el impulso del yihadismo.

Sus adeptos neoconservadores pensaron que los beneficios de la democracia eran tan inherentemente evidentes que, dada la oportunidad, los iraquíes se lanzarían a aprovecharlos.

Había funcionado en la Europa Oriental postsoviética, así que, ¿por qué no en Medio Oriente?

Pero, lejos de acoger el liberalismo occidental, Irak descendió en una guerra civil. Y muchos en Occidente se recibieron la lección que no se puede forzar a un país a volverse democrático.

Y, si Irak convenció a algunos de que no era posible imponer la democracia, la Primavera Árabe resucitó la duda de si las potencias de Occidente realmente quieren democracia en Medio Oriente.

O, ¿estarás, en realidad, temerosas de los que la democracia pueda traer?

Financiando a Mubarak

Durante décadas, los yihadistas –al igual que muchos liberales en Occidente– han argumentado que la eterna retórica occidental sobre la democracia es vacía.Después de todo se preguntan: ¿Acaso la realeza de Arabia Saudita que viola los derechos no es apoyada por Occidente?

Y, ¿por qué el expresidente de Egipto, Hosni Mubarak, fue financiado por Washington durante tanto tiempo?

Hosni Mubarak y Bill ClintonImage copyrightAP
Image captionEl presidente egipcio, Hosni Mubarak, fue financiado por Washington durante mucho tiempo.

También citan lo ocurrido en Argelia, en 1992, como tal vez el caso más claro de la hipocresía de Occidente.

Cuando el Frente de Salvación Islámico estaba encaminado a ganar las elecciones parlamentarias, hubo palpables suspiros de alivio en las capitales occidentales cuando el ejército intervino, vetó el frente y detuvo a muchos de sus miembros.

El temor de islamistas radicales llegando al poder se siente tal vez más agudamente en Israel.

Ese país podrá ser la democracia más desarrollada en Medio Oriente pero, ¿qué pasaría si la hostilidad antiisraelí encontrara una expresión democrática?

Si los gobiernos de Medio Oriente hicieran lo que quieren sus pueblos, Israel tendría un problema.

gazaImage copyrightGetty
Image captionCuando representantes de Hamás ganaron las elecciones, algunos países occidentales rehusaron reunirse con ellos.

La situación quedó expuesta de la manera más evidente cuando Hamas ganó las elecciones en los territorios palestinos, en 2006. Israel y representantes de las potencias occidentales rehusaron reunirse con los recién elegidos funcionarios palestinos so pretexto de que querían la destrucción de Israel.

Meses después, muchos de esos funcionarios electos terminaron en cárceles israelíes.

En Egipto, las sucesivas victorias electorales de los Hermanos Musulmanes, tras la salida de Mubarak, una vez más dejaron expuesto el dilema de Occidente.

Hay que recordar que, tanto EI como al Qaeda rechazan la postura de los Hermanos Musulmanes de que los islamistas deberían buscar el poder a través de las urnas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

%d bloggers like this: